SEA QUIEN DA DIRECCIÓN A LA CONVERSACION

Durante mis estudios de pregrado, obtuve un título que me requería tomar algunos de los cursos de matemáticas más desafiantes que la universidad tenía para ofrecer. Un curso en particular que tuve que tomar fue Cálculo 3 (también conocido como cálculo multivariable). Después de algunas semanas, rápidamente me di cuenta de que mi profesor era aterrador. Su estilo de enseñanza no solo era descaradamente desconsiderado y antipático, sino que también se reía y criticaba a los alumnos que respondían incorrectamente a sus preguntas en clase. En mi terquedad por tratar de completar el curso, desafortunadamente terminé fallando, lo que significó que tuve que tomarlo una vez más. El siguiente semestre, elegí a un profesor diferente, que posiblemente era el profesor de matemáticas más amable, gentil y comprensivo con el que había tenido el placer de estudiar durante mi carrera universitaria. Me alegra decir que el semestre terminó con un resultado completamente diferente y terminé sobresaliendo.
Involucrarse en el ministerio de grupos pequeños de una iglesia a veces puede sentirse similar a esto. A menudo, los grupos pequeños a los que nos unimos producirán una experiencia increíble que es exactamente lo que necesitamos en nuestras vidas de una semana a otra. Sin embargo, hay ocasiones en las que escuchamos de una persona que menciona que el líder de su grupo pequeño no está permitiendo suficiente tiempo para la conversación grupal o que el grupo al que se había inscrito no se ajusta con las expectativas que tenía. Si bien los buenos momentos en nuestros grupos pueden ayudar a transformar nuestras vidas para mejorar, las experiencias menos positivas son una invitación a probar con otro grupo. Pero este no tiene por qué ser el caso, y los líderes de grupos pequeños podemos implementar algunas estrategias que pueden ayudar a disminuir la cantidad de experiencias negativas que ocurren dentro del ministerio de grupos pequeños de la iglesia.
Cumplir con las expectativas del grupo
Durante una de nuestras primeras reuniones, una reflexión sobre las expectativas puede ayudarnos a hacer una pausa y meditar sobre qué es exactamente lo que nuestro grupo está tratando de lograr. A menudo, los grupos tienden a centrarse más en el compañerismo, en el aprendizaje, en el servicio o en una combinación de cualquiera de los anteriores. Al establecer de antemano los grados en que se persiguen estas áreas, hay menos posibilidades de confusión o insatisfacción a medida que el grupo continúa reuniéndose a lo largo de su vida. Por ejemplo, si la meta de un grupo es ser un estudio bíblico, el grupo se vuelve ineficaz y pierde su propósito si los miembros del grupo solo socializan y nunca abren la Biblia ni una vez la noche en que se reúnen. De manera similar, si un líder trae su Biblia y comienza a dar una conferencia a un grupo acostumbrado a reunirse para compartir durante la cena, el grupo en este caso también se desviará de su propósito original.
Comandar la discusión
En su libro Creando comunidad, Andy Stanley y Bill Willits alientan a los líderes de grupo a promover la participación, explicando que “dado que la participación compartida crea una propiedad más amplia del grupo, se debe alentar a todos los miembros del grupo a participar regularmente en la facilitación y liderazgo de la reunión. Este elemento esencial también recuerda a los líderes que deben promover la participación siendo quienes “comanden” la discusión, no maestros del plan de estudios. La diferencia es fundamental. Cada vez que los líderes hacen preguntas abiertas, invitan a participar. Más que compartir las respuestas correctas, queremos que las personas compartan sus vidas” (este es mí énfasis). En un mundo posterior a Covid, podemos beneficiarnos más de una comunidad que nos brinda un espacio para compartir nuestra historia y dejarnos vivir nuestra fe. Este punto clave se relaciona directamente con la pausa de “Amar / Aprender / Servir”, donde hay claras diferencias entre cómo se dirige una clase versus un grupo pequeño, o cómo se organiza un grupo orientado al servicio comunitario versus un grupo de oración.
Equilibrar el contenido con un cambio de vida
Para los nuevos líderes, dirigir un grupo a veces puede resultar abrumador. ¿Qué pasa si nadie quiere abrirse y ser vulnerable al responder mis preguntas? ¿Qué pasa si siento que no sé lo suficiente sobre el tema para liderar una conversación? Esto es lo mejor de un grupo pequeño dirigido en una discusión que se apoya en materiales como notas de discusión de sermones o un libro de la iglesia: los líderes tienen contenido al que pueden recurrir. Si sucede que en una semana las personas no se quieren abrir y compartir acerca de sus experiencias en una semana determinada, eso es normal. En tal caso, el grupo puede usar el libro (o las notas del sermón) como combustible para ayudar a impulsar la interacción entre los miembros del grupo. Mientras responden las preguntas previamente preparadas, los miembros del grupo pueden abrirse poco a poco y a su propio ritmo y eventualmente darse cuenta de que están estableciendo conexiones entre ellos. Sin embargo, la vida y sus desafíos aún ocurren (incluso entre nosotros asistiendo a grupos pequeños). Si la discusión al comienzo de una reunión de grupo revela que un miembro está experimentando algunos cambios importantes en su vida y que necesita oración, entonces el grupo puede cambiar de rumbo y ministrar a aquellos que pueden beneficiarse de una ayuda adicional de gracia y amor. Explorar múltiples opciones como estas sobre a dónde llevar el grupo puede alentar al líder a estar alineado en la dirección del Espíritu Santo y también ayudar a fomentar un ambiente que puede producir cambios de vida positivos en la vida de cada miembro del grupo.
❖  Autor: Sean Buono
Sean vive para enseñar para el Reino de Dios. Actualmente se desempeña como Director de Life Group en Community Christian Church en Sterling Heights, Michigan, y anteriormente se desempeñó en otras funciones del ministerio, incluyendo líder de grupos pequeños, líder de ministerio de hombres, ministro de jóvenes y pastor de jóvenes. Él no solo cree que la transformación ocurre a través del contexto de las relaciones, sino también que los grupos pequeños son el ambiente perfecto para tal crecimiento. Una de las formas en que ayuda a equipar a otros líderes del ministerio es a través de sus publicaciones, que se pueden encontrar en www.seanbuono.com.

 

 

Have a question or an insight? Leave it below!

Romans 8: Brought to you by our partners at Lifeway

Related

Upcoming Events

Follow Us

Sign up for our Newsletter

ACCELERATE! Hawaii

Pricing: 

Individual Registration – $209.00

Team of 2 Registration (price per person) – $199.00

Team of 3 or more Registration (price per person) – $189.00

*Registration ends on Nov 8th, 2021. Walk-in registrations are not available.